Patinaje sobre hielo y la música: trabajo cerebral